PRESENTACIÓN

El nuevo Plan ha surgido de las distintas aportaciones que las parroquias y otras instituciones eclesiales han ido realizando a la Comisión diocesana que lo ha elaborado.

programacion_2011-16-1Una vez aprobado y promulgado, por el Señor Obispo, como directriz vinculante para toda la diócesis, nosotros, el Secretariado Diocesano de Enseñanza, lo adaptamos a nuestra realidad social, educativa y pastoral. Eso es esta programación que presentamos y que queremos que nos acompañe durante cinco años.

Nuestra realidad comprende en su totalidad los campos de evangelización que el Plan Diocesano señala como prioritarios: La Familia, la Cultura y los Jóvenes. Son las realidades con las que el educador cristiano se encuentra cada día que va a su centro.

El presente Plan se divide en dos partes: la primera va dirigida al interior de la comunidad, a las personas que nos consideramos seguidores del verdadero Maestro. Aquí, el plan se propone suscitar actitudes propias de renovación. Sin renovación personal no es posible hoy evangelizar.

Es necesaria una renovación profunda y seria de las personas y de las instituciones para hacer frente a los retos no solo pastorales sino también educativos. Sin la renovación personal no podemos pretender responder a los interrogantes profundos de los niños y adolescentes.

A continuación el plan ofrece un modelo de renovación, de permanente auto-evangelización, en el que destacan la formación, la espiritualidad propia y específica y la comunión y solidaridad.

La segunda parte es una explicación breve y profunda de la misión de la Iglesia. Centrando esta misión en unos campos concretos, con el fin de determinar los ámbitos de nuestra acción pastoral.

La renovación de la vida cristiana, no es sino para desde la comunión, la Iglesia entera, realizar la misión que le dio su Señor: “Id y evangelizar. Esta es la tarea propia de la Iglesia. Pablo VI, dira: “La dicha de la Iglesia es la Evangelización. Esta es la razón última de su existencia”.

Familia, Cultura y jóvenes son los campos que nos marca el Plan de Pastoral como objeto de nuestra acción evangelizadora. Estos son los campos propios del mundo educativo.

Queridos educadores cristianos, tenéis en vuestras manos una excelente herramienta para además de los fines propios de la educación, incidir muy positiva y felizmente en los niños y adolescentes.

Os saludo con la esperanza de que estos deseos de la comunidad diocesana se hagan realidad en nuestra vida y en la vida.

RAMÓN-1

Ramón Sánchez Calero
Delegado Diocesano de Enseñanza Religiosa


NOS RENOVAMOS

1. CUATRO ACTITUDES

Actitud 1. Salir de la propia “instalación”.
Actitud 2. Ser luz en el mundo.
Actitud 3. Ir por todo el mundo: Toda la comunidad escolar.
Actitud 4. Como el sembrador.

2. ELEMENTOS DE RENOVACIÓN

FORMACIÓN

Lineas de acción

  • Jornadas de formación inicial.
  • Grupos de formación.
  • Encuentros de zona.
  • Jornada diocesana educativa.
  • Jornada diocesana de enseñanza.

ESPIRITUALIDAD

Lineas de acción

  • Ejercicios espirituales
  • Cursillos de cristiandad.
  • Grupo de acompañamiento pastora y espiritual a los educadores y profesores cristianos, iniciación en la oración personal y comunitaria.
  • Eucaristía personal.
  • Oración personal.

ECLESIALIDAD

Lineas de acción

  • Fomentar la participación de los educadores cristianos en los órganos de comunión y de misión de las parroquias.
  • Crear cauces de comunión y coordinación entre los claustros de los distintos colegios católicos de la diócesis y de estos con el resto de educadores cristianos.
  • Renovar la estructura organizativa y pastoral del Secretariado Diocesano de Enseñanza, haciendo que este sea una expresión de comunión y evangelización.
  • Confeccionar un mapa de los servicios o ministerios eclesiales realizados por educadores cristianos.
  • Despertar el interés de los educadores cristianos por animar las celebraciones de la Eucaristía.
  • Volver a releer: “SACRAMENTO DE ENCUENTRO Y EL ALIMENTO DE LA VIDA Y DE LA VERDAD”.
  • Presentar el sacramento de la penitencia a niños y jóvenes como indica el catecismo de la Iglesia Católica (números 1422-1484).
  • Buscar cauces de comunión y de trabajo con otros secretariados diocesanos.

SOLIDARIDAD

Lineas de acción

  • Acogida y trato pedagógico específico al diferente.
  • Conocimiento y relación profunda con las familias de los niños y adolescentes hijos de inmigrantes.
  • Conocimiento de los lugares e instituciones que trabajan con el pobre, el enfermo, el dependiente, el inmigrante, etc.
  • Desde la clase de Religión se prestará atención a las situaciones puntuales de necesidad y solidaridad que se presenten durante el curso, procurando que la acción sea un referente para toda la comunidad educativa escolar o local.

EVANGELIZAR

La Iglesia nacida, pues, de la misión de Jesús como enviado al Padre también se siente enviada: “como el Padre me ha enviado, así, os envío yo”. No tiene otra misión y todo lo que hace ha de ser en función de dicho envío misionero, sabiendo el que mismo Jesucristo es el Evangelio y Él mismo ha sido el primer y mas grande evangelizador (EN7).

El magisterio más reciente de la Iglesia nos recuerda que la misión de la Iglesia no puede ser otra sino evangelizar, enseñar al mismo Cristo hecho Don, Palabra, Buena Noticia.

Será el Santo Juan Pablo II el que nos recuerde que el Evangelio siempre es el mismo, pero se puede exponer con nuevo ardor, nuevo lenguaje y nuevos métodos. Y que esta pasión por la nueva evangelización suscitará en la Iglesia una acción misionera que no podrá ser delegada a unos pocos “especialistas”, sino que acabará por implicar a toda la Iglesia.

El informe Delors, patrocinado por la UNESCO, al hablar de los fines de la educación dice:
“La educación ha de contribuir al desarrollo global de cada persona: cuerpo, y mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual y espiritualidad”.

Es lo que la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) indica como competencias básicas: Aquellas en las que la persona utilizando sus recursos personales actúa de manera activa y responsable en la construcción de su proyecto de vida. Es la escuela la que está al servicio del individuo para que éste se construya su proyecto de vida propio y personal.

En este sentido evangelizar no es sino que presentar a Cristo hecho Evangelio, que es lo mismo que presentarlo hecho Palabra, hecho Buena Noticia, hecho Historia en la historia de la Iglesia, que es la historia de sus mejores hijos e hijas llenos del Espíritu. En este sentido la presentación del hecho religioso en la escuela, en nuestro caso del cristianismo, no es sino presentar la plenitud del mensaje cristiano sin recortes ni mediocridades.

CAMPOS

1. LOS ALEJADOS DE LA FE

Lineas de acción

  • Favorecer el testimonio de los creyentes y la experiencia de fe en las distintas situaciones de la comunidad escolar.
  • Cuidar mucho la acogida de los nuevos miembros de la comunidad educativa: educadores, niños o jóvenes, personal laboral, etc.
  • Buscar cauces de participación en causas de solidaridad que organizan otros departamentos, haciendo ver lo que de justicia y solidaridad aporta el cristianismo.
  • Ofrecer la colaboración y el trabajo del educador cristiano a cuantas situaciones escolares reclamen la voluntariedad del profesorado.
  • Expresar la comunión y cercanía en todas las circunstancias límites de la comunidad educativa.

2. LA CULTURA

Lineas de acción

  • Establecer coloquios y debates que respondan a las profundas necesidades de los jóvenes y de sus preguntas: La búsqueda de la Verdad, la Paz, la Vida, la Libertad, etc.
  • Explicitar el papel de lo religioso cristiano en la convivencia de los pueblos y en la construcción de la paz. (Los discursos de Benedicto XVI en esta materia son verdaderas lecciones de filosofía y antropología. Discursos en el viaje a Alemania y jornada por la paz en Asís, 2011).
  • Participar desde la clase de religión en distintas acciones culturales o sociales: Proyectos de desarrollo, intercambio de experiencias humanas, análisis de textos filosóficos, publicaciones, revistas, foros, etc.
  • Dar a conocer la dimensión cultural y moral de los grandes santos españoles y otros de actualidad: Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Francisco Javier, la Beata Madre Teresa, el Beato J. Pablo II, etc.
  • Conocer y discernir las distintas tradiciones culturales-religiosas de cada pueblo y ver lo que la fe ha aportado. Conocer el patrimonio artístico religioso de cada lugar y hacerle hablar desde la fe.
  • Con motivo de acontecimientos humanos, sociales o culturales celebrar algún acto público religioso o eclesial en el centro.
  • Constituir equipos o grupos de trabajo sobre cuestiones culturales y sociales de actualidad para ofrecer a los centros que lo soliciten una atención pastoral-cultural.
  • Crear un departamento de educadores y profesores cristianos para hacer presente en los distintos ambientes culturales y educativos la proyección de la fe: Universidad, medios de comunicación: Tv, radio, prensa, revistas, etc.

3. LA FAMILIA

Lineas de acción

  • El profesor de religión de infantil ha de ser consciente que en clase de religión está realizando un verdadero despertar religioso del niño que va a ser fundamental para el niño.
  • Prestar atención especial a las familias con problemas especiales: enfermedad, pobreza, inmigración, etc.
  • Hacer que el alumno sea un verdadero puente entre el educador y su familia.
  • Desde la clase de religión o las tutorías de los centros concertados establecer verdaderas escuelas de padres donde se reflexiona sobre la educación en la fe de los niños y la importancia del aporte familiar.
  • Organizar foros de padres o de familias, del mismo o de varios centros, donde aparezca con claridad los rasgos específicos de la familia cristiana.
  • Establecer vías de comunicación constante con las familias: llamadas, cartas, mensajes, entrevistas, etc.
  • Participar en organizaciones eclesiales o sociales donde se valora la familia como pilar básico de la sociedad.

4. LOS JÓVENES

Lineas de acción

  • Cuidar mucho la acogida de los alumnos en los centros y en especial en la clase de religión.
  • Posibilitar experiencias de constitución de grupos de tiempo libre en ofertas ex-traescolares en los centros educativos.
  • Cuidar mucho el lenguaje y los medios didácticos a la hora de trabajar con jóvenes.
  • Ofertar alternativas estructuradas y organizadas que de manera permanente sostienen y hacen crecer la fe (movimientos y asociacionismo cristiano).
  • Ofrecer ocasiones de estar juntos y convivir como creyentes: campamentos, convivencias, acampadas, peregrinaciones, excursiones, etc.
  • Presentar periódicamente testimonios vivos para ayudar a discernir la vocación cristiana: laicos, sacerdotes y consagrados.